Hablando con… Ander Goiriena (parte 2)

Estás en el cuerpo técnico de la Selección Cadete Masculina de Euskadi desde la temporada pasada. ¿Qué nos puedes contar de la experiencia que viviste? ¿Cuál es tu opinión de los Campeonatos de España Cadete?

La verdad es que ha sido una experiencia muy interesante. Desde que David me propuso entrar en el cuerpo técnico me ilusionó la idea de poder participar desde dentro en una selección, en la que por desgracia no tuve la oportunidad de participar como jugador. La dinámica de entrenamiento y la forma de preparar los partidos es completamente distinta a la forma de trabajo de un club. Poder vivir un baloncesto distinto y con jugadores de mucha calidad ha sido muy interesante, y además cuando tienes la oportunidad de compartir esa experiencia con entrenadores que, además de ser buenos, son amigos.

Respecto al Campeonato de España, la sensación con la que me voy es que es un torneo que no da margen para el error. El primer partido siempre afloran los nervios y si no eres capaz de darle la vuelta enseguida te ves jugando los cruces de descenso. Es un campeonato de mucho nivel en el que el físico de los equipos es determinante a la hora de afrontar los partidos. La verdad es que entre el nivel de los partidos y el formato del torneo no tienes tiempo para prácticamente nada, lo que hace que sea un torneo muy entretenido.

Respecto a los jugadores de las selecciones. ¿Qué aspectos son positivos y cuáles debemos cuidar para que no afecte negativamente a esos jugadores/as tan jóvenes?

La experiencia de enfrentarse a jugadores de gran nivel es muy positivo porque exige en algunas situaciones jugar de forma distinta. Comprender que es importante cuidar los detalles para poder ganar un partido es algo que solo se consigue en competiciones exigentes.

En el lado negativo es importante que los jugadores no olviden que por ir a una selección uno no se ha convertido en estrella. Hay que mantener los pies en el suelo y ser consciente de que queda mucho por mejorar. Tampoco hay que olvidar que los jugadores tienen un compromiso con sus clubes y que deben combinarlo con sus compromisos con la selección.

¿Y para los entrenadores?

En el lado positivo está el hecho de poder trabajar con gente distinta que siempre da nuevos puntos de vista al entrenador. Otro aspecto muy positivo surge de la oportunidad de ver entrenar a otros seleccionadores y/o compañeros de cuerpo técnico que suelen tener un alto nivel de conocimientos. De todo el mundo con el que se entrena se aprenden cosas nuevas.

El lado más negativo es el tiempo, que normalmente se acumula en los fines de semana y que hay que compatibilizar con los otros compromisos que solemos tener los entrenadores. En cualquier caso creo que es un mal menor comparado con todo lo positivo que hay en la balanza.

El buen tirador, ¿nace o se hace?

El buen tirador se hace, el tirador excelente nace y se hace. Creo que hay un componente muy importante de mecánica de tiro y otro que es la repetición una vez se ha adquirido una buena mecánica, pero la realidad es que la puntería es lo que distingue a los buenos tiradores de los brillantes.

Si un chaval quiere ser un buen tirador, ¿por dónde debe empezar?

El primer paso es escuchar a su entrenador o entrenadora. Debe tener paciencia y ser detallista con la mecánica de tiro y no preocuparse por la distancia desde la que tira o los porcentajes de acierto.

Una vez adquiera una buena mecánica de tiro en estático tendrá que comenzar a aumentar el rango de tiro y trabajar el tiro en movimiento o después de bote.

El chaval tendrá que combinar el trabajo de la mecánica de tiro con un volumen grande de repeticiones de tiro, siempre sin forzar la mecánica. El acierto vendrá de la repetición de tiros de calidad.

¿Y si como entrenador quiero mejorar el tiro de mi equipo? ¿Qué hago?

Creo que los pasos a seguir están respondidos en la pregunta anterior. Es importante no tener prisa y ser detallista en el proceso. Son muchas horas las que los jugadores necesitan para adquirir una buena mecánica y no se debe perder la paciencia aunque se repitan las mismas correcciones a los mismos jugadores. Otro aspecto importante es no tener miedo a cambiar a mejor la mecánica de tiro de los jugadores que tienen un porcentaje razonable de tiro. Inicialmente bajaran dicho porcentaje, pero una vez asimilen la nueva forma de tirar serán mucho mejores tiradores de lo que eran.

¿Podrías darnos algunos consejos para futuros jugadores de baloncesto? ¿Y para entrenadores?

Creo que más allá de consejos concretos es importante para ambos no olvidarse de disfrutar de lo que se hace, ser constantes y mantener una dosis suficiente de humildad como para poder analizarse a uno mismo con sinceridad. Cuestionar lo que uno hace es el primer paso para mejorar.

Y, por último, ser entrenador, ¿pasión o profesión?

Pasión para muchos, profesión para unos pocos.